Pierde el Miedo al Ridículo.

Una de las sensaciones más naturales que podemos poseer los seres humanos es el miedo, aunque a veces pueda influir de forma negativa sobre nosotros, y lo que más influye sobre el miedo es la percepción que tengamos sobre la situación, y esta percepción también influye en cómo es recibido el estar expuesto a un escarnio público. Aquí una pequeña lista de consejos para perder el miedo a hacer el ridículo, con el fin también de fortalecer tu seguridad.

Consejo #1. Saber que Nadie es perfecto.

Para comenzar a desenvolverte en este tipo de situaciones, lo primero es reconocer que los demás no están más preparados que tú, todos pasamos por un  proceso de aprendizaje y los demás no están exonerados de cometer equivocaciones.

Lo primordial dentro de todo esto es confiar en tus habilidades, así como en tus capacidades propias, y olvidarse del miedo de ser criticados por los demás, las críticas aunque sean duras pueden ayudarte a mejorar algún aspecto específico.

Consejo #2. Afronta tu pasado.

La inseguridad tiene su fuente en traumas del pasado, y el repetir situaciones semejantes o similares puede llenarte de miedo, pero para alejar esas sensaciones incomodas lo mejor es examinar cada una de estas situaciones de principio a fin, para luego hacer frente a estos sentimientos y sensaciones y analizar lo que te llevo en un principio a cometer el error y hacer un ridículo.

Es analizar y revisar lo que estuvo mal para que en una próxima vez, puedas actuar con más madurez y conciencia de lo que está sucediendo, y no permitirte que la situación alimente complejos.

Consejo #3. Acéptate.

El conocerse y reconocerse es fundamental, así como debes entender que los demás no son perfectos también es necesario internalizar que no tienes que ser perfecto en todo, sino que es fundamental aceptar cada uno de las cosas que te gustan o no de ti.

En la medida que te veas como una sola pieza, como un todo, en esa misma medida aprenderás a darte valor, y dar valor a cada una de las cualidades y defectos que tengas.

Personas que saben reírse de sí mismos.
Photo by Helena Lopes on Unsplash

Consejo #4. Ríete cada que puedas.

No todo lo que te haga sentir incomodo tienes que verlo como el fin del mundo o hacer un gran drama, por el contrario, si empiezas a ver las situaciones incomodas como algo gracioso, o buscarle el lado divertido a la situación, el sentimiento desagradable de incomodidad se ira disipando.

Y no es ir por el mundo riéndote de todo lo negativo que te ocurra, sino que cambies la percepción del momento y de cómo lo ves, para que la incomodidad se vea reducida y aumentar un buen humor ante las adversidades. Lo cierto de tomarse las cosas con humor, es que la tensión baja relajándote, a su vez relaja a todos lo que están alrededor y demostraras que el cometer un error (o hacer el ridículo en este caso) no hará que cambie tu personalidad y resiliencia.

Consejo #5. Solo sé tú.

Esos pensamientos que son exagerados, radicales y que no permiten evaluar la situación sobre la realidad, sino bajo una concepción preestablecida, son los prejuicios y estos deben ser evitados, tanto como las personas que viven su vida basada en ellos.

Además procura ante toda situación mostrarte cómo eres, sin tapujos, pero siempre recordando que no puedes agradar a todos todo el tiempo, y tampoco tienes que sentirte mal por eso. Cuando piensas en complacer a los demás, olvidándote de ti mismo, generas una sensación de incertidumbre y de malestar constante.

Photo by Ashwini Chaudhary on Unsplash

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s