Adiós a los Personajes Sosos.

Existen historias que son muy interesantes, y con tramas muy complejas que llaman la atención de cualquier lector, pero pierden toda esa esencia con personajes que son planos, simples, básicos y por sobre todo aburridos.

Esto tiende ser resultado de un desarrollo de personajes muy pobre, refiriéndome a dedicarle tiempo, y otras veces a la ignorancia del autor (sin ánimos de ofender), que puede mostrar un personaje tan perfecto como un dios, o por el contrario tan débil que la historia le queda gigante.

Así que, en este pequeño artículo muestro unas cuantas recomendaciones con respecto al desarrollo de personalidad de los personajes.

1.Es momento de moldear.

Debes tomar a tu personaje desde cero, una vez que ya definiste la historia, la audiencia de tu obra y la trama principal, lo siguiente es pensar en cada uno de los personajes que van a intervenir dentro de la historia, ya sean, los principales como los secundarios.

Una técnica que resulta muy eficaz para muchos escritores, es la de hacer una pequeña lista, donde se establecerá el nombre del personaje, sus características físicas sobresalientes y su rol dentro de la historia.

Es necesario destacar, que no hay un tiempo limite para establecer esta lista. Es preferible unos cuantos días de buenos personajes que unas horas de personajes clichés.

2. Ahora la Personalidad.

Una vez que ya tienes el rostro, la mirada, la voz de tu personaje (características físicas), el papel que ejercerá dentro de la historia y la importancia de su aparición, es momento de abordarlo más a fondo.

Primero, debes tener claro que los personajes tienen que ser lo mas verosímil posible, es decir, que tengan debilidades, fortalezas, miedos, traumas, valores morales, ambiciones, metas y deseos, con el fin de crear un personaje que no sea estático, sino complejo y completo.

Bien, dentro de la lista que empezaste con las características físicas, se empieza a enumerar cada una de estas características:

2.1 Fortalezas y Debilidades.

Están son presentadas a lo largo de los primeros capítulos, para el lector deben se evidentes, y dependiendo de la trama, podrán ser superadas o enmarcadas. Por Ejemplo:

Fortaleza: Se sobrepone ante cualquier situación rápidamente.

Debilidad. Es rencorosa, hasta con sus más cercanos.

2.2 Meta.

Puede ser una o varias dependiendo del gusto del escritor, en este caso tú. Pero se debe tener en cuenta que al final del libro deben ser cumplidas estas metas, pues son la motivación principal del personaje. Por Ejemplo:

Meta: Vengarse del Rey Stefano.

2.3 Ambición.

Aunque se tienden a confundir, la ambición es abstracta, y es lo que conduce al personaje a la proposición de sus metas. Por ejemplo:

Ambición: Encontrar la Felicidad.

2.4 Valores.

Son en un amplio espectro cada una de las cosas, consideradas importantes por el personajes, y que a su vez impulsan la ambición.

Por Ejemplo: Valora la Justicia, aunque eso signifique vengarse del Rey Stefano para encontrar la felicidad.

A veces muchos escritores, llevan la historia hasta el punto donde, tanto los valores como las metas entran en choque, dando a lugar un conflicto interno en el personaje: entre lo que se quiere hacer y lo que se debe hacer, lo que hace que el personaje sea más complejo e impredecible.

3. No te enfrasques en el pasado.

Aunque utilizar el pasado del personaje, para mostrar el porqué de su personalidad puede resultar una buena técnica, no es fundamental crear un pasado lleno de traumas y situaciones dolorosas.

Mientras se esta presentando al personaje, puede ir añadiendo aspectos básicos pero importantes de este pasado para que el lector vaya haciéndose una idea del personaje, además estos aspectos deberían ser fundamentales dentro de la historia, para determinar el futuro del personaje.

Por ejemplo: Maléfica al perder sus alas se volvió sombría y oscura, encerrando el valle en un muro impenetrable, cosa que será relevante a la hora de volver a enfrentarse a Stefano.

4. La verdad no siempre es dicha.

Hay muchos escritores noveles, que muestran el plan del villano de buenas a primeras, lo que conlleva que el lector vaya previniendo todo lo que a ha suceder y se termine aburriendo.

Las personas en la vida real mienten, hacen cosas que nadie sabe, inclusive dentro de tu historia el héroe puede decir unas cuantas “mentiras piadosas” para quedar bien. Puedes incluso sorprender al lector con personajes que hacen cosas que ni ellos mismos han pensado.

Por Ejemplo: Maléfica asiste a la presentación de la princesa Aurora, solo para otorgarle una gracia, tal y como las demás hadas hicieron, pero termino lanzando un terrible maleficio.

¿Dudas? ¿Preguntas? ¿Algún libro que quieras recomendar?  Solo déjalo por allí abajo, en la sección de comentario y con gusto te responderé, y si quieres que se trate algún tema en específico, también déjamelo saber.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s