Escribir terror y tener al lector pegado.

Si bien el terror es uno de los géneros que más atrae, en lo personal, es un género que aun desconozco, pues, la única historia de terror que he tenido el privilegio de leer es Misery de Stephen King, y de verdad me pareció una historia que puede ocurrirle a cualquiera sea o no un escritor famoso (como es el caso del personaje principal), y me hizo tomar consciencia a su vez de cuanto loco hay por la calle.

Lo cierto, es que escribir historias de terror es un poco complicado hoy en día, la sociedad, la tecnología, el acceso a noticias al instante, el cine y su facilidad de mostrar sin contar, ha hecho el escribir historias de este tipo una ardua tarea, y que el terror ya no provoque miedo, pero si eres de los que no se rinden fácilmente, aquí esta esté post para aprender todo sobre escribir terror y asustar de verdad, en el buen sentido.

Pero para no desviarme mucho encontré que muchas historias de terror tienen similitud, hablando en los elementos y las sensaciones que proyectan, y son 5 grandes elementos que comparten:

El Terror y sus Claves.

1.- Las historias son de personajes Malvados.

Debes desasociar el terror a criaturas sobrenaturales, mágicas, paranormales, nocturnas, o de otro planeta; existen grandes historias de terror en la que los personajes principales son simples seres humanos, como es el ejemplo de American Psycho de Patrick Bateman, que están alejado de lo sobrenatural. Incluso podemos encontrar historias donde el personaje, se convierte en un lugar o un simple objeto (no hay que dejar a un lado las casas encantadas o los espejos malditos).

2.- No Cuentan sobre azúcar y miel.

Los eventos que se narran siempre son amenazadores, peligrosos a muerte y malvados. Tienes que crear un ambiente de miedo continuo (de persecución, de amenaza e inclusive de asco), donde el lector se mantenga a la expectativa de lo siguiente que puede ocurrir, pues en este tipo de historias nada es lo que parece, esto es una de las tareas fundamentales.

3.- Explotan las Sensaciones.

Toda historia de terror es intensa a su forma, debes hacer creer al lector que lo que está por ocurrir puede hacer que todo explote, que alguien muera o que ya no haya personaje principal. Explota las sensaciones de miedo, de persecuciones, que el abrir una puerta sea su perdición, que verse en un simple espejo pueda desatar un nuevo hilo en la historia, siempre dejándolo deseando por más.

Photo by Cristian Newman on Unsplash

4.- Cuando Crees que ya está acabado, aún falta más.

Es muy simple, todo dentro de la historias de terror es real, y por ende al lector no se le puede permitir creer con descubrir el objeto o el personaje malvado, la historia acaba. Esto no es una caricatura como Scoobydoo que los villanos son personas disfrazadas y que al descubrirla se acabó todo.

5.-Lo Macabro Manda.

Uno de las claves que tienden a usar las historias de terror es sumergir al lector en un mundo macabro, donde las maldiciones existen, las casas embrujadas están a la vuelta de la esquina, donde los zombis están afuera de tu casa, los asesinos seriales son de tu familia o tu vecino es un vampiro milenario.

Escribir una Buena Historia de Terror.

Ahora bien, con los elementos necesarios que tiene que tener tu historia de terror, llego el momento de escribir una, pero no mediocre sino una buena historia que llene de miedo a cualquiera, y teniendo en cuenta estos consejos lo lograras.

1.-El Tono de la Narración.

La base fundamental de las historia de terror, está en quien la está contando y como la está contando, y no solo en eso, sino en los estados de ánimo y el tono narrativo. Es necesario estar consciente que esto fomentara sensaciones dentro del lector.

Como describes los escenarios, las situaciones y los personajes influyen de forma crucial, ya que de esto depende el estado de ánimo que el lector ha de sentir, debes crear ese vínculo anímico e ir arrastrando al lector a lo largo de toda la narración con un buen tono narrativo. A veces el dejar las cosas a la imaginación puede ser mucho mejor que escribirlo detalladamente.

Recuerda siempre que el terror se nutre de los detalles, pero también de la ausencia de estos, puedes dejar pequeños vacíos, sombras, espacios poco iluminados, y dejar que el lector sea quien los interprete y se imagine lo que se esconde allí.

2.- Los Clásicos son la Base.

Leer el género que escribes, es una ayuda cuando sientes que estas atascado o en un vacío inminente. El leer terror de educa de los errores que se han cometido y han hecho de una buena historia una mala obra, también aprendes que es lo que puede servir en tu historia, como la cuentan, como la describen y como explotan las sensaciones necesarias para mantener al lector sin despegarse.

Photo by Ian Espinosa on Unsplash

3.- Los Personajes son Fundamentales.

Cada personaje está en tu historia para cumplir una función, el objetivo de cada uno de los personajes, sean buenos o malvados, deben ser entendidos por el lector. No todo es sangre, muerte, demonios o monstruos, siempre hay alguien que juega a la Ouija por una apuesta de sus compañeros, o entra a la casa endemoniada huyendo de un matón.

Si bien no tienes que revelas las motivaciones de buenas a primeras, siempre puedes dar una pista para que el lector imagine cuál será su rol. Pero a la hora de escribir, quien debe estar consciente en un 100% de estas motivaciones eres tú, para saber en qué punto la historia está en su clímax y hacia donde la quieres llevar.

4.- ¿El drama? Sí. ¿Y la tragedia? También.

La tragedia y el drama son el corazón de toda historia de terror, al comenzar una historia de terror, se sabe que dará miedo porque algo malo sucederá, la cuestión está en cuando y que tan malo será. La anticipación es el motor del terror, el saber que las cosas malas sucederán e ir teniendo una idea hace que el lector, de cierta forma se enganche más, solo para confirmar cuan retorcido o macabro terminaría siendo lo que sabría que vendría.

Si sabemos de antemano que la casa esta maldita, y se le cuenta al lector una escena del primer asesinato dentro de la casa, este se va dando una idea de cuan malo lo pasara quien viva allí, y si le mostramos que unos días después de ese asesinato, a una familia nueva se mudará, se despertara la expectativa de cómo será este siguiente asesinato o si de verdad ocurrirá.

5.- El Miedo es común.

El miedo es una de las sensaciones más básicas del ser humano, y añadirle el perder el control de las situaciones, el miedo aumenta. De las cosas más triviales como un payaso se pueden sacar diversas historias de terror diferentes, más aun si este payaso es un demonio, o un psicópata, o un asesino en serie. Solo se tiene que saber hacia dónde quieres llevar al lector, y sobre qué nivel de miedo lo quieres llevar.

El miedo está clasificado en diversos niveles, que muchos tienden a confundir, pero los términos de miedo, terror, y horror son diferentes, el primero  es una perturbación del ánimo a causa de la sensación de riesgo o peligro. El terror es un estado muy intenso de miedo mientras que el horror, se refiere a un sentimiento más intenso que el terror, donde se mezclan angustia, asco y repulsión.

Photo by Daniel Jensen on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s